No importa la edad que tengas, es importante tonificar las partes de nuestro cuerpo que tienden a perder elasticidad y firmeza. En este caso el busto.

Primero, es importante que mantengas una buena postura, la cual va a proporcionar firmeza en esta parte, adicionalmente realiza masajes con dos cubos de hielo en cada seno, por al menos un minutos y, a la hora de dormir, hazlo de lado o boca arriba, así evitarás hacer presión en los senos y causar la flacidez.

La piel del busto es delicada y necesita una buena hidratación, para lograrlo podemos ayudarnos con la aplicación de cremas enriquecidas con vitaminas A,C y E.